Homero
“Cantos del VI al XI”, 800 a 700 AC. en La Odisea.
Colombia: Casa editorial El Tiempo, p.p 90-182

Diana Lorena Cepeda Estrada
Mito, rito y creación.
Febrero 8 del 2016.

…………………………………………………………………………………………………………………..

¿Cuántas penas y pruebas que tuvo que pasar Odiseo para volver a su hogar? Homero narra por medio de la Odisea toda esa gran travesía. Dada la densidad de la historia, mediante la lectura de lo cantos del VI y XI voy a tratar de argumentar: ¿Cómo el gran señor Odiseo y los demás personajes de la historia creen ciegamente en los designios y justifican cada pequeño acto en la tierra con un parecer de algún dios?

En principio, Homero relata la forma en que Odiseo está bajo la desdicha, e inicia contando cómo Atenea diosa de la guerra, civilización, sabiduría, estrategia, de las artes, de la justicia y de la habilidad, había ayudado a Nausítoo a construir Esqueria pero por designios de los dioses había marchado a Hades, y entonces gobernaba Alcínoo, por disposición de los dioses también.
Son los dioses grandes seres poderosos y dueños del destino de las personas.

Llegó entonces Odiseo a Esqueria y para ese momento Atenea ya disponía de planes para él. Siendo él un forastero encuentra a la bella joven Nausícaa, quien apenas hacia unas horas no tenía pensado salir de la casa, pero tras la llegada de Atenea y motivada por ella, decide convencer a su padre para que le apoye en salir a lavar sus túnicas y ropas, con una segunda intención de estar hermosa para que la puedan pretenden los mejores de los feacios.
Nausícaa habla con Odiseo quien la hace sentir como una diosa y tras la charla, le brinda su ayuda con ropa y consejo.

Entonces, a pesar de que Odiseo llevaba ya un camino, Atenea decide llevarle por el que ella desea, le abre puertas y le marca un destino para que, si los demás dioses lo disponen él pueda llegar finalmente a su hogar. Odiseo, al igual que todos los personajes de La Odisea se demuestran a merced de los ellos, y están atentos a cualquier hecho que indique su disposición.

Atenea, como todos los dioses, vive en el Olimpo, donde es la morada siempre segura de los ellos, pues no es azotada por los vientos ni mojada por las lluvias, ni tampoco la cubre la nieve. Permanece siempre un cielo sin nubes y una resplandeciente claridad la envuelve. El papel de los dioses es muy resaltado en la obra, cada dios tenía poderes diferentes y como personas que a pesar de ser dioses tenían sentimientos, gustos y preferencias, por eso, algunos dioses ayudaban más a ciertas personas que a otras.

A medida que va avanzando el texto,vamos entendiendo qué pasa con Odiseo, y qué le pasó antes de aparecer en el punto donde iniciamos la lectura.

Llegando al canto XI, que es el segundo en el que hago énfasis en este texto, inicia el descenso de Odiseo hacia Hades, pero en esta parte hay algo muy curioso ya que llama a los espíritus de los difuntos, en lugar de descender hasta ellos.
Creo que Homero demuestra mediante este acto el poder y las facultades que le son dadas a Odiseo para que realice esto, sin necesidad de bajar a Hades.

Entonces, Odiseo, hijo de Laertes, de linaje divino llega con sus hombres a Cimerios por designio de Cirse, la misma diosa que había tratado de convertirlo en animal después de haber hecho eso con sus compañeros. Ella le dice que debe lleve a cabo otro viaje; Odiseo debe ir a la mansión de Hades y la terrible Perséfone para “pedir oráculo al alma del tebano Tiresias, el adivino ciego, cuya mente todavía está inalterada. Pues sólo a éste, incluso muerto, ha concedido Perséfone tener conciencia; que los demás revolotean como sombras.” pág 160

Así, Odiseo visita la morada de Hades para consultar con el adivino Tiresias, después de realizar el sacrificio de varias ovejas y Tiresias le profetiza un difícil regreso a Ítaca. Durante la ceremonia salieron todos los espectros, que quisieron beber la sangre de los animales sacrificados tal como lo había indicado Circe. La sangre se la dio en primer lugar a Tiresias, luego a su madre, Anticlea, y también bebieron la sangre varias mujeres destacadas y algunos combatientes que habían muerto durante la guerra de Troya.

Finalmente, Homero resalta por medio de su narrativa muy detalladamente toda la gran inteligencia y astucia de Odiseo ya que, pese a todos los infortunios que vivió y a la no siempre constante ayuda de los dioses siempre supo sortear los más difíciles obstáculos y mantuvo firmes sus ideas y sus ansias de volver a casa.

Anuncios