Trabajo para Literatura y Creación

Profesor Isaías Peña

Bogotá, marzo 10 de 2016

Estimado señor Rilke:

He decidido escribirle no con el ánimo de buscar una entrevista o para pedirle que sea crítico de mis textos literarios.
En realidad, el motivo de mi carta es leerlo; le escribo para proponerle que entablemos una amistad epistolar mediante la cual, no tengamos la necesidad de estar juzgándonos y simplemente nos dediquemos a contarnos cosas que cada uno considere vale la pena narrarse, e incluso, mejor aún si no hay nada que narrar para así poder explotar más a su imaginación o la mía.
En caso de que decida aceptarlo, podrá encontrar mi dirección en el recibo que la empresa de mensajería adjunta al sobre, pero en caso de que no, puede estar tranquilo de que no tendré ninguna molestia. Siendo así, muy confianzudamente empezaré yo, y esta será nuestra primera carta.
Hace dos semanas estaba en mi casa hablando con mi hermano, él tiene apenas dieciocho años pero a veces suele dejarme pensativa con las cosas que dice. Ese día me propuso que deberíamos hacer una última cena, por si acaso. Dijo que pensara en Jesus antes de que supiera que iba a morir ¿qué le hubiera gustado comer a él si supiera que al otro día no iba a poder hacerlo? y con esto, no es que esté llamando a la mala fortuna de la muerte en este momento, iba a que deberíamos realizar ceremonias en el honor de estar vivos y juntos, en este caso, una primera última cena, porque uno nunca sabe y la vida es muy bella para ahorrar energías, alegrías y dinero.
Yo, de última cena, no tengo aún claro qué quiero, me gustaría que hubieran muchos tomates y jugo de frutos rojos, me gustaría que me acompañara mi mamá, mi hermano,
Bogotá, marzo 10 de 2016
mi gato y mi novio; quisiera algo de vino al final y un postre con helado, pero el menú aún lo sigo pensando. Y usted señor Rilke, ¿qué querría de primera última cena?
Me alegraría mucho que respondiera esta carta aunque el mero hecho de que la lea ya es bastante para mí.
Con un gran cariño y muchas expectativas,

Diana Cepeda.

Anuncios